El amor adelgaza

El amor adelgaza

11-02-2015

Comparte este artículo:

Gone With The Wind

Seguro que estás con el siguiente mensaje en la cabeza: “Los cuerpos de verano se hacen en invierno”. Es lo que me repiten todo el rato desde RV Asesores Nutricionales (mis coaches de entrenamiento y nutrición) para que me motive y no pierda la batalla (esperanza). Sí, en el sofá se está genial, pero si ahora vas al gimnasio, en verano vas a estar mucho mejor. Aunque, si bien es cierto que hay momentos en la vida en los que el deporte tiene que quedarse en un segundo plano. Sobre todo cuando después de horas y horas de curro llegas a casa y… está tú pareja. Te mira con cara de “no cariño no, hoy no vas a ir al gimnasio”. Y tú piensas, “¡oh, no! voy a perder un día de training, los abdominales van a tardar más en salir, ese bíceps que empieza a vislumbrarse desaparecerá y… seguro que me tiene preparada una cena cargada de cosas que no puedo comer”. Pero tranquilo, esos encuentros imprevistos, al igual que esas salidas de fin de semana -en las que acabas en una casa que no es tuya o con una persona más en la cama (lo digo para aquellos que no tienen pareja, o juegan al amor libre)- también te ponen fuerte y quemas calorías… porque señoras, señores: el amor adelgaza.

¿Sabes cuántas calorías quema el amor?

Un beso apasionado: 10 calorías, así que media hora al día ayuda a quemar casi 70 calorías. El amor adelgaza.

tumblr_inline_n74tfjvD621sf70am

 

Hacer el amor / tener sexo: a la hora de intimar, 25 calorías se gastan con solo 10 minutos de preliminares. Así que si eres de a los que le gusta regodearse… empieza a sumar. Pero si se te dan masl las matemáticas, yo te ayudo: tener relaciones sexuales quema alrededor de 600 calorías, casi lo mismo que lo que tiene una hamburguesa con queso. Otra razón para volver a afirmar que el amor adelgaza.

tumblr_mc9j17Be7j1rjpl2xo1_500_large

 

Un orgasmo: puede llegar a quemar entre 60 y 100 calorías. Razón más que de peso para estar fo… El amor adelgaza.

giphy

Hay un libro buenísimo de Pierre Durand, “Adelgaza haciendo el amor”, te lo recomiendo (puedes perder hasta 6 kilos en 10 semanas).

 

Y todo esto te lo cuento porque… llega San Valentín, (tranquilo no era para justificar la lectura-y la práctica- de ’50 sombras de Grey’, que no está nada mal, oye). El 14 de febrero, una fecha en la que siempre hay una escapadita obligada a un restaurante de moda. Ese que lees todo el rato en las revistas, ves en televisión… sí, al que ha ido tu amigo, ese que siempre presume de todo lo que hace los fines de semana mientras tú te mueres en el sofá viendo capítulos de ‘La que se avecina’ o ‘Walking Dead’ en bucle. Pues te traigo una sorpresa que no solo te va a ayudar a encontrar mesa en los restaurantes más cool, sino que también va a poder proporcionarte ese gusto que tienes ‘en tus adentros’, darle una bofetada sin mano a tu colega cuando diga “pues intenté reservar el otro día en Marieta / El Patio del Fisgón / Tweed / Lucy Bombón / Tomate / Juanita Cruz /Velazquez 17… y no encontré mesa” y tú dirás, “¿ah no? Pues yo sí? Fui con X el día de San Valentín”. Zas, en toda la boca!

 

Tranquilo… tranquilo… que sé que estás nervioso… ahora mismo te digo la fórmula mágica (como tu amigo sea lector del blog vamos mal). Se trata de Restalo.es, un portal que más que una web es todo un punto de referencia para descubrir  y reservar mesa en los mejores restaurantes de Madrid, Barcelona o Valencia, incluso en esos en los que hay lista de espera y que cada vez que llamas por teléfono te dicen “¿Hoy? ufff, completo. ¿mañana? ufff, completo. ¿dentro de dos meses? ufff, completo. Venga mejor en Navidad, aunque le advierto que es una mala fecha”. ¿Cómo funciona? Es muy sencillo, entras en Restalo.es, eliges la ciudad, y una vez dentro empiezas a navegar y ecoges lo que más te apetezca: italiano, japonés, ofertas, para más de 2, arriesgar y pillar sitio en los más reservados…

Así que ya lo sabes, no tienes excusa para irte con tu pareja de cena el día de San Valentín. Te he dicho dónde cenar y también como eliminar lo ingerido. Así que… ya sabes, a practicar, que la teoría no sirve de nada. ¡Que viva el amor!

 

Comparte este artículo:

Sin comentarios

¡Puedes escribir el primer comentario!

Deja un comentario

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.