Coaching Nutricional

Coaching Nutricional

13-11-2014

Comparte este artículo:

coaching nutricional blog belleza masculina 01

Cada día hay más dietas milagro que prometen hacer de todo (perder o ganar peso) en muy poco tiempo pero, ¿son realmente buenas para el organismo? La mejor manera de hacer una dieta equilibrada para alcanzar tus objetivos es a través del Coaching Nutricional, una nueva técnica de nutrición personalizada en la que las Dras Mar Mira y Sofía Ruiz del Cueto de la Clínica Mira+Cueto son pioneras. Os cuento qué me avanzaron sobre esta tendencia al alza.

“El Coaching Nutricional- me cuentan las Dras- es un sistema nutri-terapéutico que triunfa actualmente en todo el mundo, apto para alcanzar y mantener muy distintos objetivos (perder peso, ganar kilos, combatir la flacidez…). Idóneo para los que ya han probado (y fracasado) con los regímenes clásicos ‘de toda la vida’”. Es decir, estamos ante una terapia de nutrición basada en planes nutricionales diseñados a la medida exacta de cada necesidad individual. “Y no sólo hablamos de perder peso, sino de ganar kilos en casos de extrema delgadez, mejorar la firmeza de la piel o simplemente cuando el objetivo es ganar vitalidad. La diferencia fundamental con otras dietas al uso es que tenemos muy en cuenta los factores psicológicos que intervienen en nuestra forma de alimentarnos”, señala Ruiz del Cueto.

coaching nutricional blog belleza masculina 02

“A diferencia de las dietas convencionales- continúa Mira- el Coaching no se plantea como un régimen puntual, sino como un aprendizaje nutricional a largo plazo, enfocado como un entrenamiento que nos enseña a ir superando retos: el coach funciona como un entrenador personal que enseña a su ‘entrenado’ o paciente a comer, guiándole, aconsejándole y dándole trucos de forma muy directa y personalizada (incluso en ciertos casos da su móvil al paciente para situaciones de inquietud, dudas o ansiedad), con el objetivo de que, al cabo de un tiempo, el paciente interiorice el sistema (su sistema personalizado y 100% adaptado) y pueda llevarlo a cabo sólo y de forma continuada”.

 

La Nutrición es uno de los últimos campos en los que se ha implantado esta fórmula, a medio camino entre la terapia y el entrenamiento, nacida en los años 70 del S.XX. En su origen se desarrolló para mejorar el rendimiento deportivo. Su creador fue Timothy Gallwey, capitán del equipo de tenis de la Universidad de Harvard, quien percibió que el peor enemigo de un deportista es, en muchos casos, su propia mente. En base a esa hipótesis, escribió un libro que recogía su método, bautizado como The Inner Game, destinado a ayudar a superar bloqueos y obtener una mayor concentración y rendimiento en el juego. Desde el principio, dicha fórmula logró unos resultados tan increíbles que, basándose en ella, se comenzaron a crear escuelas deportivas por todo el mundo. Dos de las primeras en Gran Bretaña, dirigidas por Sir John Whitmore quien, al cabo de un tiempo, decidió adaptar el procedimiento al campo de los negocios, dando origen a lo que hoy se conoce como Coaching Empresarial: una fórmula que se ha exportado con éxito desde Reino Unido a todo el mundo.

coaching  nutricional blog belleza masculina 04

 

Desde ahí, solo hizo falta un paso más para que la técnica se tradujera del lenguaje empresarial y deportivo a numerosísimos ‘terrenos’ de la vida diaria, como fórmula de apoyo en la superación de los retos cotidianos más variados. El responsable, en este caso, fue Thomas J. Leonard, reconocido mundialmente como el padre del Coaching Moderno, en su faceta más global: como método de apoyo y autosuperación en la consecución de metas, apto para casi cualquier conflicto vital concreto. La Alimentación ha sido uno de los últimos campos a los que se ha aplicado, llevando las pautas de crecimiento y mejora personal interior al entrenamiento en nuestra forma de comer.

Comparte este artículo:

Hay un comentario

  • Muy buen post, Arturo. Aún no entiendo cómo puede haber gente que se plantea siquiera hacer una “dieta milagro” para “perder rápido unos kilillos” y volver luego a sus hábitos anteriores. Aparte de contraproducente, siempre te dejarán peor de lo que estabas, tanto física como mentalmente: físicamente, porque la pérdida de peso será agua, masa muscular y algo (poco) de grasa, lo que empeora la composición y la percepción corporal; psicológicamente, porque después de haber hecho un esfuerzo sobrehumano para mantener durante una, dos semanas, o el tiempo que sea unos hábitos alimenticios que literalmente desnutren, los resultados nunca serán los esperados.

    Lo mejor de todo es TODOS los libros y documentación que hay al respecto de la pérdida y el mantenimiento de peso a largo plazo, que hacen que perder grasa (que no peso) y mantenerse parezca una tarea imposible de conseguir, cuando es un “proceso” que requiere sólo unas (pocas) condiciones.

    Respecto al “coaching” nutricional, me parece una de las mejores cosas que se puede hacer con respecto a la nutrición, porque no supone “hacer un cambio” grande sin saber por qué se hace, sino que consigue que la persona sea realmente consciente de lo que está haciendo y POR QUÉ lo está haciendo. Considero que, si sobran muchos kilos, es lo segundo mejor que se puede hacer por el apoyo emocional que aporta, porque aúna en un mismo profesional tareas de nutrición y de psicología; estas últimas son, bajo mi punto de vista, más importantes que la alimentación en sí, porque en una sociedad de “abundancia” como la que tenemos hoy, y sabiendo que nuestro mayor obstáculo casi siempre somos nosotros mismos y nuestra mente, si cambiamos nuestra mente y nuestro modo de pensar, tenemos mucho ganado.

Deja un comentario

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.